Creciente demanda

 

 El Perú como país ha expirementado un crecimiento paulatino en la última década que ha abierto oportunidad para que muchos peruanos puedan acceder a distintos placeres culinarios del primer mundo. A la vez nosotros peruanos, nos gusta disfrutar de productos de calidad, con carnes que se adapten a nuestra cocina y la vida social que llevamos. Históricamente el consumo de carne de vacuno por cada peruano no se acerca a paises donde la industria cárnica es mas avanzada. Sin ir muy lejos, paises como Argentina, Uruguay, Chile o Paraguay lideran la tabla con el mayor consumo de carne en Sudamérica. Y es que las razas que se crían es esos paises difieren de las que son criadas en nuestros pais. Dentro de estos paises decidimos trabajar con Argentina debido al número de animales británicos que se crian y además lo avanzada de su genética.

 

La mayoría de estas razas son las reconocidas razas británicas, de las que sobresalen las razas Angus y Hereford como las razas bandera. También se usan razas hibridas, las cuales combinadas con estas dos razas permiten al animal ofrecer características únicas. La raza Brangus (Brangus/Angus 3/8), por ejemplo, muy adaptable a climas tropicales y de bastante calor, pero que ademas contienen un sabor y valor protéinico que la raza Angus aporta. 

 

Un rápido retorno de inversión 

 

 Investigaciones sobre el manejo y alimentación de ganado han demostrado que los sistemas de alimentación pastoril son los más rentables y eficientes. Las razas británicas, por su tamaño moderado, son dentro de las razas de carne las mejores conversoras de pastos en carnes de alta calidad. Las razas británicas han sido cruzadas por generaciones para producir crias fuertes y de rápido crecimiento. Estas razas permiten lograr animales de una madurez muy temprana (de hasta menos de 18 meses) grarantizando la terneza de un animal joven. Esto definivamente significa un retorno rápido y sostenible para el ganadero y una carne de excelente calidad para el consumidor.

 

Fácil manejo

 

 Las razas británicas son reconocidas por ser animales dóciles y con muy buena disposición.